Las posturas “básicas” de Yoga y sus enseñanzas.

“Cualquier chango puede doblar la espalda hacia atrás, pero no cualquiera tiene la inteligencia para hacer las posturas de pie”

Esas fueron las palabras de Claudia, mi maestra de Yoga Iyengar, un día que estuvimos trabajando en posturas de pie al ver que no entendía que hacer con mis piernas en Trikonasana/ postura del triángulo.

Y es que uno piensa al comenzar a practicar yoga que estas posturas son las más fáciles, pero no! Mientras más tomó clases de Yoga Iyengar (donde el posicionamiento de la piel, los huesos y los músculos es super importante para poder tener ease -comodidad- en la postura y convertirla realmente en asana) más me doy cuenta que son las que requieren de mayor enfoque.

Toma por ejemplo Uttanasana/ la pinza en la cual cada maestro tiene su teoría de lo que es bueno para ti y lo que no, que si tienes las piernas dobladas es mejor para elongar tu espalda, que si las tienes estiradas con los músculos de los muslos apretados y apoyándote mayormente en los dedos para que tus piernas estén completamente en vertical es mejor para los isquiotibiales -aunque la espalda se encorva un poco de esta manera si no tienes elasticidad en los mismos. Lo que si nunca debes hacer es aventar el trasero hacia atrás por que si no a la larga te vas a rasgar el músculo isquiotibial (been there, done that).

Y luego está Virabhadrasana I /Guerrero I otra pose que se ve como si nada, pero que requiere tanto que el señor Iyengar recomendaba hacerla sólo por un periodo corto de tiempo. Se necesita una buena apertura de caderas y hombros para poder hacerla bien. Y todo influye desde los dedos de los pies hasta los dedos de las manos.

Y luego, quien pensaría que en Utthita Parsvakonasana/ Postura del ángulo extendido trabajaría tanto los glúteos. De verdad que cada que practicamos está postura con Claudia mis piernas y mis pompas terminan adoloridas por días, cuando la práctico por mi cuenta o en otra clase de vinyasa no sucede y es por que realmente lo único que hago es moverme a través de las posiciones sin poner demasiado énfasis en apretar, soltar, abrir, rotar, sino que todo es más respiración (aunque siempre todo es respiración).

Y llegamos a mi favorita -not really- Trikonasana/ Postura del triángulo. No hay postura que me cause apretar los músculos en tensión como esta, y mi cerebro parece que se apaga por que no entiendo explicaciones, no escucho, no capto. ¿Pero es una postura tan simple no? No. Llevo años tratando de entenderla y cuando creo que ya mas o menos le voy agarrando el rollo resulta que no era así; que las caderas, que rota la pierna trasera hacia adentro y el muslo de enfrente hacia afuera mientras empujado el fémur a tu cadera y la pantorrilla hacia afuera… y las historias que se forman en mi cabeza son inmensas y me dan ganas de salir corriendo de clase y no regresar (bueno, ya es drama). Pero así me siento.

Creo que todos tenemos este tipo de posturas, que cuando el profesor de yoga las menciona, nuestra cabeza comienza a hacer historias del por que NO la podemos hacer y nos quejamos internamente. En el libro de Perfectly Imperfect de Barón Baptiste menciona que “Nunca sabes con certeza que no puedes hacer está pose. Con lo que te has topado no es necesariamente una limitación física. El resistirse puede ser engañosa bajo las diferentes máscaras que usa. Quizá no has sido capaz de hacer esa postura en el pasado, pero ¿que tal hoy? Los yogis dicen que nunca puedes entrar en el mismo río dos veces, por que la corriente siempre está cambiando y moviéndose.” Y tiene sentido nunca somos los mismos de hace un año, un mes, un día. Estamos en constante cambio.

Pero bueno, a lo que realmente iba, es que después de practicar por algún tiempo muchas poses “dificiles” dejando a un lado las básicas posturas de pie, he llegado a la conclusión que estas mismas son la que merecen más atención y las que nos enseñan mucho más. Como Claudia dice

“las posturas/ asanas se hacen con la intención de proveer información. Primero conectas el cuerpo y lo sensibilizas y lo controlas, después la respiración, después la mente y después creas tu conexión con Dios.”

Amor y Gratitud. Yessy 🙏

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s